Comercio exterior: un pilar fundamental de la cadena de producción.

Nada puede fallar y todo debe estar medido casi cronométricamente en el área de comercio exterior de Mirgor. Es que un atraso de un buque, un papel demorado en alguna aduana del mundo o un problema en la carga puede impactar y demorar una línea de producción. 

“Apasionante” es la palabra que elige Erica Carbone, Gerente de Comercio Exterior de Mirgor, para definir sus tareas. La ejecutiva ingresó a la compañía hace 15 años, cuando el área de Logística de Mirgor tenía pequeños departamentos de Comex que le daban servicio a cada unidad de negocios. “Hubo una reconversión y se generó un departamento propio de comercio exterior que da soporte cross a todas las unidades de negocios de la firma”, grafica Carbone. En una empresa como Mirgor, donde la gran mayoría de sus insumos son importados, el departamento cobró mucha importancia en los últimos años. “Entre las principales ventajas, se generó mucha sinergia y permitió actuar en forma conjunta, lo que trajo ahorros no solo económicos, sino en tiempos y en tareas”, añade.

El área se encarga de toda la gestión de comercio exterior de Importación y de Exportación por aire, mar y tierra; con rutas de todo el mundo que van desde un buque que viene del continente asiático hasta viajes por tierra de Buenos Aires o Brasil a la provincia de Río Grande. Su operatoria diaria sirve para que los insumos y productos puedan llegar de todas partes del mundo a las plantas de la compañía. Y desde allí, a los consumidores o clientes de Mirgor. “No paramos nunca de trabajar, nuestra tarea es 24×7 y eso lo hace apasionante”, explica.

La principal dificultad que tiene el Comercio Exterior es el manejo de lo imprevisible o de los factores externos que pueden alterar el tránsito de los productos o insumos y generar un impacto en la cadena de producción o entrega de nuestras exportaciones. “Velamos por poder cumplir con el requerimiento de fechas de las plantas y es un desafío constante llegar a tiempo con los envíos para mantener la cadena de producción y ventas”, asegura. En ese contexto, los imprevistos son muchos: desde una aerolínea que no tiene espacio para volar con mercadería, un paro en una terminal o que se interrumpan los sistemas Aduaneros. La pandemia, de hecho, significó un gran desafío. “Sabíamos que no podíamos parar y tuvimos que buscar alternativas para que el impacto no sea tan grande para la compañía. Fueron meses de mucho trabajo, que incluía arrancar con la importación de partes para la fabricación de respiradores artificiales”, enfatiza. 

El departamento está conformado por cuatro subáreas: Comercio Exterior, Depósitos Fiscales, Tráfico y Control Logístico. “Somos un equipo de 29 personas que trabaja para solucionar los desafíos que se nos plantean a diario, pero estamos convencidos que hay muchas oportunidades de mejora en costos y tiempos.”, asegura. De hecho, esto implicó en 2020 –durante las restricciones que se impuso al transporte por la pandemia de Covid-19– conseguir un Hércules perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina para transportar mercadería.

Carbone destaca 2 hitos que marcaron su carrera y su trabajo dentro de la compañía, la obtención, en octubre de 2019 de la Certificación “OEA Simplificación”, y a fines de 2014, cuando lideraba el equipo de Comex de la división de telefonía celular, surge una nueva resolución aduanera que proponía generar una mejora en los tiempos de tránsito y despacho que afectaba a los productos a la isla de Tierra del Fuego. Se trataba de una nueva forma de documentar: Tránsito Monitoreado, TRM.  “El espíritu era facilitar los tiempos de despacho, pero en operatoria no sucedía: los tiempos eran los mismos y además se exigía la colocación y pago de un precinto electrónico. Presentamos una nota a inicios de 2016 en técnica aduanera y a raíz de nuestra solicitud logramos una modificación en SIM que permitió canal Verde para todas las destinacionesTRM, generando así velocidad en despacho  y grandes ahorros en estadía de fiscales. Esto benefició no sólo a Mirgor sino a toda la industria de Tierra del Fuego”, rememora la ejecutiva.

Así, el trabajo de Comercio Exterior no se detiene y lo más destacable es la búsqueda de mejora constante. Ya sea en tiempos, nuevas rutas o proveedores que signifiquen un beneficio para la compañía.

 

Deja un comentario